Don Juan Tenorio

Adaptación de Cristina Navarro

¿Por qué Tenorio? ¿No está un poco desfasado en el siglo XXI, un caballero mujeriego y malvado, que humilla a todo el que se interpone en su camino? ¿Qué le puede aportar a un público actual un personaje, y una obra como la del autor, D. José Zorrilla? La respuesta es muy simple, y empezaré desde el principio.


Don Juan como personaje nació en el siglo XVII, de manos de Tirso de Molina, con “El burlador de Sevilla”, aunque ya tuvo un precedente literario anterior. Pronto saltó a la fama, y se convirtió en un mito traspasando fronteras, y muchos autores hicieron suyos al libertino sevillano, y lo versionaron (Byron, Moliére, Mozart, etc..) según los criterios de cada época. 


Pero no fue sino hasta el 28 de marzo de 1844 cuando, de la mano del vallisoletano D. José Zorrilla, llegó a los escenarios el Don Juan Tenorio “definitivo”. Su Don Juan es al igual que todos, un libertino que se burla de todo lo divino y humano, porque cree que podrá arrepentirse y ser perdonado ante Dios cuando llegue el momento de su muerte, por eso vive de una manera tan audaz y sin moral. Pero, esta vez, como romántico que es su autor, el amor de doña Inés produce un cambio en su vida. No puede creer que un amor tan puro sea capaz de existir, y aunque está a punto de creer por fin en ese amor que lo pueda llevar por otro camino, vuelve a las andadas y comete un crimen que lo va a conducir a su trágico final. En el último momento, se produce la salvación gracias a la intercesión de doña Inés.
Es ese Amor, en mayúsculas, y esa redención, lo que nos hace simpatizar actualmente con Don Juan Tenorio. Es un hombre que no tiene un objetivo en su vida, y que ha optado por desperdiciarla en maldades y crueldades sin sentido, pero que tropieza con algo que le mueve por dentro, con el amor verdadero, que lo lleva a cuestionarse y replantearse su vida. Todos necesitamos ese “algo”, esa meta, esa esperanza, esa ilusión que nos haga ser mejores cada día. Por eso es tan moderno Don Juan Tenorio, en la versión de Zorrilla, y que he querido plasmar en mi adaptación.


Todos los uno de noviembre, coincidiendo con el Día de los Difuntos, es tradición que se ponga en escena DON JUAN TENORIO, y yo, con “Comediantes Malagueños”, he querido mantenerla. Así que, desde 2013, todos podéis disfrutar año tras año de este magnífico clásico, imperecedero, universal, eterno.


Que todas las generaciones, incluso las venideras, conozcan la vida de este caballero sevillano, sus versos inmortales (“¿No es cierto, ángel de amor..?”, “¡Cuán gritan esos malditos…!), sus encuentros pendencieros, sus personajes inolvidables (el Comendador, Brígida, Ciutti, doña Ana, don Luis,…) y sobre todo el amor de doña Inés. Conozcan el mito. Vivan la tradición con “Comediantes Malagueños Teatro”.

Adaptación
Colección
Coturno
Materia
Teatro
EAN
9788494943409
ISBN
978-84-949434-0-9
Depósito legal
MA-1387-2018
Páginas
86
Ancho
11 cm
Alto
15,5 cm
Edición
Primera
Fecha publicación
18-10-2018
Papel
6,00 €

Sobre Cristina Navarro Muñoz (Adaptación)

  • Cristina Navarro Muñoz
    Cristina Navarro, directora de origen madrileño, en cuyo ADN está grabado el Teatro. Sus padres, D. Francisco Navarro Párraga y Dña. Concepción Muñoz-Sevilla, vinculados a este oficio, la llevaron desde muy pequeña por el mundo de las tablas. Licenciada en Dirección Escénica e In... Ver más sobre el autor

Libros relacionados